KUNG FU PANDA, No hay ningún secreto para el éxito

Este verano fui al cine a ver Kung Fu Panda, la nueva pelicula de Dreamworks protagonizada por un oso panda bastante ingenuo, obeso, con debilidades ante la comida y enemigo del ejercicio. No obstante tiene un sueño. Quiere convertirse en un maestro de Kung Fu. Sus condiciones físicas, sus debilidades y el futuro ya diseñado por su padre, un concinero de fideos, parecen ser obstáculos imposibles de superar.

La trama de la película nos irá desvelando una sencilla filosofía para afrontar mejor el día a día, para superar las dificultades y alcanzar los objetivos.

Estas son las sentencias que en Kung Fu Panda nos plantea para mejorar nuestras vidas:

1.- “No hay ningún secreto”. “Las cosas se convierten en especiales, porque la gente cree que son especiales”.

Al final de la película se descubre que el secreto del dragón no existía, ni existía tampoco un ingrediente secreto para cocinar los fideos. Se envía el mensaje de que cualquiera puede llegar a ser un héroe y que la fórmula secreta es creer de que somos capaces de alcanzar nuestros sueños.

2.- “Uno siempre encuentra su destino en el camino que toma para evitarlo”. “No hay accidentes”

Creo que el mensaje es el de que aunque creas que estás en el camino incorrecto, por ser incómodo o porque no estás alcanzando tus objetivos, es probable que sea un paso obligado para aprender, para alcanzar tus metas. Por ello debes de recorrer el camino “que te ha tocado” sin recelos, con motivación, aunque los acontecimientos no estén de acuerdo a tus expectativas..

3.- “El pasado es historia, el futuro es un misterio, pero el hoy es un regalo y por eso se llama presente”

Debemos dejar de lado los temores del pasado y no temer en cómo será nuestro futuro. Debemos centrarnos en vivir intensamente lo que está pasando ahora.

4.- “Se dice que el Guerrero Dragón puede estar en la selva durante meses sin comer, sobreviviendo con solo tomar el rocío de las hojas y la energía del universo”

Creo que el mensaje es de la necesidad de hacer las cosas con pasión. En los momentos más dificiles, la pasión te mantiene vivo, te mantiene en el camino del éxito.

Yo aprendí que no hay ningún secreto para el éxito: solo creer en uno mismo, recorrer el camino con pasión, disfrutando del regalo de cada día y aprendiendo durante el recorrido. Al final del trayecto nuestras ilusiones pueden convertirse en realidad.

TRABAJAR CON PASION

La pasión es una emoción, un sentimiento, un deseo muy intenso, un interés desmedido. La pasión es impulso, ganas, compromiso.

Hacer algo con pasión es simplemente enfocarnos del todo en la tarea que estamos llevando a cabo, recibiendo una gran satisfacción a través de la realización de ésta. Sentir esa fuerza en todo lo que hacemos es la clave que garantiza los buenos resultados.

Por lo anterior, las empresas deben buscar a gente con pasión. Pasión por hacer las cosas cada vez mejor, por aprender, por los retos, por la creatividad, por la vitalidad. Debemos vivir la vida con pasión, trabajar con pasión y amar con pasión. Cuando la pasión acaba, empieza la resignación y el conformismo.

¿Vivo como deseo vivir? ¿Trabajo sin pasión?

En el artículo “Vuelva a despertar su pasión por el trabajo”, Boyatzis, Mackee y Goleman plantean como muy saludable, el revisar periódicamente nuestras vidas (cada tres-cuatro años) como medio para reponer energías, creatividad, compromiso y la pasión por el trabajo. En el artículo se describen algunas señales que anuncian el momento de reevaluar las posibles alternativas y de buscar las estrategias para reaccionar a dichas señales:

A veces aparece en un momento dado una sensación que va creciendo: algo funciona mal. Puede ser una sensación de duda persistente que se ha ido desarrollando a lo largo del tiempo hasta que se llega a un punto en que ya no es posible ignorarla, como si se experimenta una situación de importancia vital que altera de modo irrevocable su perspectiva.

Algunas personas se van ajustando de forma gradual a las decepciones, frustraciones, e incluso al aburrimiento que experimentan en sus vidas y trabajos hasta que al fin se entregan a una rutina que es incompatible con quienes realmente son y con lo que verdaderamente desean. Ahí suena la alerta. De hecho puede llegar el momento en que ya no se reconocerán a sí mismas.

En otras ocasiones simplemente acontecimientos más o menos triviales como cumplir los cuarenta años, casarse, tener un hijo, jubilarse, etc. son momentos en los que de forma natural hacemos una pausa, analizamos hacia dónde nos han llevado las opciones que hemos escogido, y cotejamos los logros conseguidos frente a nuestras ilusiones.

Busca la pasión

No es fácil encontrar y mantener la pasión en nuestras vidas y en nuestros trabajos, pero creo que estamos obligados a enfocar nuestra vida hacia aquello que sentimos que vivimos con intensidad, hacia lo que nos emociona e ilusiona. Nuestras vidas serán mejores y siempre, siempre, estaremos a tiempo de poder hacerlo…