Los 10 errores más frecuentes del inversor en fondos

“Todos los hombres pueden caer en un error, pero sólo los necios perseveran en él” Cicerón

Hoy me ha llegado el último número de la Revista InvertirEnFondos realizada por Morningstar, en el que hay un artículo muy interesante que identifica los errores más comunes que comenten los inversores particulares (y algunos profesionales) en fondos de inversión, año tras año.

Analicemos nuestro estilo de inversión y desterremos las malas prácticas, sobre todo las de reaccionar con los datos de corto plazo, vender tras caer los mercados, comprar en los picos más altos, no diversificar, no tener objetivos ni estrategia de inversión, etc.

Estos son los errores detectados:

Error 1: Reaccionar a las rentabilidades a corto plazo

Uno de los errores más frecuentes que cometen los partícipes es fijarse demasiado en los rankings a corto plazo. Suelen, en efecto, vender los fondos con las peores rentabilidades a un año y comprar los que tienen las mejores prestaciones a ese periodo.

Error 2: Vender después de una caída del mercado

A corto plazo el mercado es impredecible y, por lo tanto, si usted vende en reacción a una noticia supone que usted puede predecir los movimientos a ese plazo. El miedo es uno de los grandes enemigos del éxito en las inversiones. Es lógico que cuando a uno le entra el miedo, la primera reacción es reducir el riesgo. Pero, con esta reacción, es muy probable que se pierda el siguiente rally de los mercados y que apenas consiga ganarle la partida a la inflación.

Desde una perspectiva de largo plazo, la liquidez tiene su riesgo y las acciones tienen menos riesgo del que parecen tener.

Error 3: Acumular demasiados fondos marginales

Los inversores suelen invertir en los fondos más calientes del momento (fondos BRIC, fondos de materias, etc…). Estos fondos, que suelen ser en su mayoría marginales, tienen su interés, evidentemente, pero acumularlos en porcentajes demasiado altos puede destruir una cartera de fondos. Además, estos fondos suelen cobrar comisiones más altas que los fondos tradicionales. Por otra parte, también hay que tener en cuenta que puede tener acceso a estos mismo países o sectores a través de una cartera diversificada.

Error 4: No tener ningún plan

No tener claro cual es el objetivo perseguido o el papel de cada fondo dentro de su cartera es probablemente uno de los errores más graves. Tenga un plan y le aseguro que el seguimiento de susinversiones será bastante más fácil y menos estresante.

Error 5: Ignorar los costes

Las comisiones son uno de los criterios más importantes a la hora de elegir sus fondos. Y es una de las variables que mejor explican el comportamiento futuro de los fondos.

Error 6: Complicar inútilmente las cosas

Es cierto que hay gestores muy exitosos que utilizan técnicas y métodos complejos, pero para el común de los mortales comprar fondos tradicionales de renta variable y renta fija y, eventualmente, diversificando esta cartera con algún fondo sectorial o de materias primas es ampliamente suficiente y más fácil de gestionar.

Error 7: No entender los riesgos

Muchas veces el centrar la atención en las rentabilidades a corto plazo hace que nos olvidemos del riesgo real de las inversiones. Por ejemplo, es perfectamente posible que en un periodo de varios años muy malos para las bolsas haya fondos que pierdan más de un 50% de su valor. Es por ese motivo que una inversión en renta variable debe contemplarse en periodos de 10 o más años. También es importante entender el riesgo de distintos fondos de renta fija (deuda corporativa vs deuda pública, por ejemplo).

Error 8: No diversificar correctamente

El año pasado los valores financieros fueron duramente castigados, mientras que los valores energéticos lo hicieron relativamente bien. Durante el crac de las tecnológicas, los valores de pequeña capitalización y estilo valor estuvieron buenos resultados. No hay dos periodos bajistas idénticos. Por eso es importante diversificar correctamente entre distintos tipos de activos.

Error 9: No rebalancear

Cuando los mercados experimentan fuertes altibajos, es muy fácil que la distribución de activos se aleje de la inicialmente planteada. De ahí la importancia de un rebalanceo regular. Además permite al inversor comprar barato y vender caro.

Error 10: No tener una visión global de sus inversiones

La mayoría de los inversores suelen ver cada uno de sus fondos individualmente más que como integrantes de una cartera de inversión. Intentan que cada uno de ellos sea un ganador sin preocuparse del impacto que pueda tener en la distribución de activos. Esto suele hacer que el inversor persiga fondos “calientes”, opere con demasiada frecuencia y venda en los peores momentos. Si todos los fondos de su cartera suben al mismo tiempo, puede significar que su cartera esté poco diversificada o que esté asumiendo más riesgo de lo deseable.

Mercadona reacciona a una economía de guerra

“Nos encontramos en una tercera guerra mundial sin balas, y en una situación tan grave se hace necesario aplicar una economía de guerra”.

Literalmente, con estas palabras defendió ayer el presidente y máximo accionista de Mercadona, Juan Roig, la filosofía aplicada para la drástica política de reducción de costes que la compañía, con más de 60.000 empleados, 15.000 millones de euros en ventas y más de 1.200 supermercados viene aplicando desde hace meses con un objetivo que el propio Roig calificó de “obsesión”: “Rebajar los precios”.

Economía de guerra

En el pasado mes de septiembre publiqué un post en el que planteaba, al igual que ahora el presidente de Mercadona, que estábamos entrando en una situación que podríamos llamar de economía de guerra, dados los cambios que se estaban produciendo en los patrones de gasto o decisiones de inversión en las familias, incluso planteando posibles cambios más estructurales y sociológicos que tendrán un importante impacto en muchos sectores de actividad.

Muchas familias están actuando intentando mantener el funcionamiento de su actividad económica indispensable, procurando su abastecimiento reduciendo gastos superfluos, desincentivando su consumo privado, favoreciendo el ahorro de energía, etc.

Y lo anterior genera amenazas y oportunidades. En el sector de supermercados, ya en septiembre las cifras demostraban que las familias han ido aumentado el consumo en supermercados de descuento (Aldi, Lidl, Día) frente a grandes hipermercados (Carrefour, Hipercor, etc.), al igual que aumentaban las cifras de venta en Burguer King y Mc Donalds y los restaurantes más lujosos pierden clientes, etc., etc.

Reorientación de la estrategia

Mercadona ha reaccionado volviendo a lo más básico.

La reinvención de la estrategia parte de una reflexión aparentemente sencilla. Igual que usted no elige el restaurante por el precio unitario de los platos (que normalmente se desconoce), sino por el montante de la cuenta final, el cliente escoge un supermercado a partir de la relación entre lo que espera que le cueste el carro de la compra entero y la calidad de los productos que incluye en él.

Por tanto, Mercadona ha fijado sus objetivos para 2009 en disminuir el presupuesto de alimentación para las familias con dos hijos de 600 a 500 euros mensuales, un 17% menos (un ahorro de 1.200 euros por familia al año).

El nuevo planteamiento se focaliza en la rotación de producto, en mantener en las estanterías sólo aquellas referencias que tengan una alta rotación, dejando fuera a numerosos productos de marcas externas dando más espacio a la marca propia.

Por ahora, las líneas de actuación que han llevado a cabo son las siguientes:

  • Readaptación del catálogo de marcas para el mismo producto. No tiene sentido mantener 68 marcas distintas de leche cuando realmente sólo venden 10. Disminuyen costes de stock, almacenamiento, plazos de retorno, caducidades en compras…
  • Abaratamiento de los costes de embalaje y empaquetado. Vuelven a la venta de la fruta a granel, eliminan el satinado en muchas cajas de cartón, disminuyen el grosor de los plásticos en botellas y otros recipientes.
  • Adecuación de los volúmenes de los productos a los realmente demandados. En una serie de vinos, por ejemplo dejan de presentar envases de 3/8 de litro puesto que su precio unitario por litro es mucho más caro que si sólo presentan envases de 3/4.

Roig anunció que con esta estrategia la compañía aumentará en un 15% elvolumen de ventas, aunque ganará en el 2009 la mitad que en el 2008. Por el momento la estrategia de eliminar de sus lineales casi mil productos, les ha permitido reducir los precios un 10% y que podría alcanzar el 17% a lo largo del año 2009. Roig comentó ayer: “Lo importante no es ganar sino mantenerse”. Sin duda, no deja lugar a dudas que van a hacer lo imposible para mantener o incrementar su cuota.

En definitiva, Mercadona se ha adaptado a las políticas restrictivas de consumo que presentan en este momento las economías domésticas.

El resultado es llevar hasta sus máximas consecuencias su vocación de ser prescriptor de sus clientes, no satisfaciendo la posibilidad de elegir del consumidor, sino la posibilidad de acertar con el producto que satisfaga mejor sus necesidades en cuanto a ofrecer buena calidad y precio reducido.

Esta estrategia le está llevando a una confrontación con las marcas afectadas y sin duda está tomando un gran riesgo al simplificar tanto su oferta de productos, pero la situación económica requiere de decisiones estratégicas de calado.

Juan Roig, un hombre hecho a sí mismo, siempre ha demostrado ser un visionario en las tendencias empresariales. Su modelo de negocio se ha estudiado y copiado, poniendo a Mercadona como la referencia obligada del sector de la distribución en España.

En mi opinión, de nuevo se adelanta a sus competidores y apuesto a que en los próximos años se volverá a analizar sus actuales movimientos con admiración. Aprendamos de estos líderes empresariales. Adaptemos nuestra política de productos, nuestra oferta de servicios. Valoremos nuestra actual estrategia, porque el mundo está cambiando.