Confianza en los activos de riesgo

El martes me publicaron el siguiente artículo en Unience.com (Red social de inversores):

“Confianza en los activos de riesgo”, post invitado de Rafael Romero
10-Nov-2009 in General by Rafael Romero No comments

Aunque los mercados han tenido un comportamiento espectacular en los últimos meses, la mayoría de inversores particulares siguen recelosos de los activos con riesgo, posicionando la mayoría de sus carteras en cuentas remuneradas, depósitos, fondos garantizados o monetarios. La encuesta publicada de Confianza del Inversor de JPMorgan Asset Management que publicó El País, ofrecía todavía un panorama alejado de la bolsa: solo el 2% de los encuestados se plantea comprar en Bolsa directamente en los próximos seis meses.

En mi opinión, la falta de confianza en la economía real impide valorar positivamente los buenos datos que van llegando de las economías, como EEUU, Alemania, China, Brasil, etc, así como de la mejora de las estimaciones iniciales sobre beneficios empresariales. Sin duda, las economías están mejorando sus cifras gracias a los innumerables estímulos fiscales y monetarios que los gobiernos han introducido para impedir mayores riesgos y los inversores están también preocupados por la posibilidad de que se intuya la salida de la crisis antes de tiempo y se retiren estas ayudas.
¿Pero realmente son sostenibles estos datos macro y la mejora de los resultados empresariales? Si se retiraran ahora esos estímulos no sería posible, porque necesitamos reconstruir la confianza, generando un clima más optimista para el crecimiento de la demanda, para mejorar el consumo y frenar la destrucción de empleo. Pero el empleo es clave, y los gobiernos no van a reducir las ayudas por el momento: necesitan mejorar la percepción de la situación actual y sobre todo mejorar las expectativas futuras.

Mientras, la liquidez inunda los mercados a una rentabilidad muy reducida: sobre el 0% en Estados Unidos y en Europa alrededor del 0.25%. Sinceramente, estoy convencido que con estas rentabilidades cualquier oportunidad de comprar más barato va a ser aprovechada en todo tipo de mercados. Sí, es posible que la recuperación económica vaya más lentamente de lo que las bolsas han descontado en estos últimos meses y que tengamos correcciones más o menos serias, pero existe todavía la oportunidad de ganar bastante dinero en las bolsas, sobre todo en las empresas más globales, con posicionamiento en mercados en desarrollo. Estas compañías son el verdadero motor de las bolsas, ya que ponderan fuertemente en los índices.

Sus beneficios están mostrado datos mejores de lo esperado, en gran parte por el recorte de gastos, pero una mejora de la economía les permitirá también crecer por el lado de las ventas. Adicionalmente, estas compañías líderes globales han aliviado sus ratios financieros y en muchos casos poseen holgadas posiciones de liquidez que les permitirá realizar operaciones de fusión y absorción de compañías rivales para seguir reduciendo costes. El 2010 será el año de las operaciones corporativas.

Quizás las bolsas estén viviendo un proceso de consolidación que de alargarse un poco más, pueda dejar los índices bursátiles en estos niveles y muchos inversores pueden estar valorando que el ejercicio ya está hecho y plantearse esperar una corrección o que comience el nuevo ejercicio para tomar nuevas posiciones.

Mientras, y sin llegar a invertir en las bolsas de mercados desarrollados o emergentes (que no tienen que faltar en una cartera diversificada), parecen existir todavía oportunidades en activos con riesgo pero que no llegan a ser tan elevado como el de las bolsas. Los principales activos con todavía oportunidad de generar un buen retorno en función del riesgo, son las materias primas (metales, energía y alimentación), así como en bonos no gubernamentales, sobre todo en corporativos, high yield, emergentes y bonos convertibles.
Así mismo existen buenas opciones de inversión en fondos de gestión alternativa, con rendimientos que mejoran la remuneración de las cuentas remuneradas y riesgos reducidos, sobre todo si se realizan inversiones en diversas estrategias no correlacionadas.

Por favor señores, actúen y planteen otra estrategia: “Déjese aconsejar por un buen asesor financiero y aproveche las actuales oportunidades“.

* Rafael Romero es director del departamento de Inversiones de Unicorp Patrimonios, del grupo Unicaja

¿En qué piensan los inversores en bolsa?

A continuación dejo el artículo que me han publicado hoy en INVERTIA analizando la situación actual de la economía y las bolsas.

Tras cuatro trimestres consecutivos de desaceleración económica en Estados Unidos, la principal economía del mundo parece mostrar la salida de la recesión más profunda desde la Gran Depresión, al crecer un 3,5% interanual en el tercer trimestre. Aunque el dato ha salvado una corrección más pronunciada en las bolsas, los inversores siguen mostrándose cautos sobre varios aspectos clave.

EEUU entra en crecimiento, pero quizás solo está motivado por un agresivo estímulo económico que no podrá mantenerse siempre, surgiendo dudas de la sostenibilidad del camino andado y la rapidez de la recuperación, ¿será en forma de V, U o la temida W?. Como muestra los resultados ayer de Ford, magníficos, pero gracias al programa de ayuda a la compra de coches, y ya conocimos el viernes que el consumo de los hogares se estaba enfriando por el cese de alguno de estos programas de apoyo.

¿Qué pasará en los siguientes trimestres? Porque el paro sigue creciendo y los que consiguen un nuevo trabajo tras haber sido despedidos, descubren que ahora les pagan menos y por tanto tienen una menor capacidad de gasto. Si no hay consumo los empresarios no van a contratar a gente y van a seguir recortando inventarios e inversiones y la situación se complica. Ayer quebró otra gran corporación financiera en EEUU. Valorando lo anterior, los gobiernos esperaran un poco más para “eliminar la alimentación asistida” a las economías.

Por otro lado, parte de las subidas de las bolsas y los mercados de crédito han llegado gracias a la enorme liquidez que los grandes bancos centrales han estado suministrando al sistema financiero (prestando, comprando activos, etc.), por lo que existe mucha expectación sobre la posibilidad de que se empiece a retirar esta liquidez por parte de la Fed o el Banco Central Europeo, siendo compatible con un mantenimiento de tipos de interés reducidos, ya que no se perciben riesgos inflacionistas a corto y medio plazo (distinta situación a Australia o Noruega que han subido tipos por tener sus economías muy ligadas a las materias primas).

¿Pero como están las empresas? Ellas deben ser el verdadero motor de las bolsas. Los beneficios empresariales han mostrado datos mejores de lo esperado, pero éstos han llegado más por el recorte de gastos que por el incremento de ventas, y ésta, es una situación no muy sostenible en el tiempo, salvo que se incrementen las operaciones de fusión y absorción de compañías rivales y se pueda seguir reduciendo los costes. Creo que éste es uno de los escenarios más probables para las grandes corporaciones globales, que en muchos casos tienen una posición holgadísima de liquidez.

La bolsa encara el final de año con la indefinición propia de esta situación. Las bolsas descontaron el inicio de la recuperación económica, pero ahora esperan a confirmar su sostenibilidad, aunque cada día se incrementa el riesgo de que los inversores prefieran despedirse del mercado hasta el año que viene. ¿Quizás ya hemos subido suficiente?.

Me preocupa la fortísima subida del índice VIX (volatilidad implícita del S&P) desde niveles de 20 a 30 en estos últimos días. Mi lectura es que ahora comienzan los grandes inversores a considerar que pueden llegar las caídas y están comprando cobertura para sus carteras. En definitiva, el tono ya no es tan optimista y ahora sí que hay más riesgos a la baja que al alza en las bolsas.

Mis recomendaciones: El actual canal lateral en el Ibex invita a seguir operando en muy corto plazo, comprando en las zonas de soporte alrededor de 11.250 y vendiendo en la zona de 11.900, aunque sería prudente incrementar el peso de la liquidez en las subidas y disponer de Stop-loss en las compras. En cuanto a valores, no comprar bancos que no hayan fortalecido su capital, con preferencia por Santander y BBVA, más protegidos por su negocio en Latinoamérica, y apostar preferentemente por valores de sectores más defensivos, como Telecomunicaciones con Telefónica como exponente por su capacidad de generar liquidez y negocio recurrente, el Sector Eléctrico y Energías Renovables (Gas Natural e Iberdrola Renovables) o Tecnología (Indra). Uno de mis valores preferidos es Repsol.