Las amenazas de unos, oportunidad para otros

Este artículo se publicó en El Economista el pasado miércoles 10 de febrero de 2010:

Los mercados de bonos españoles han dado la razón a los que vemos como una oportunidad la inversión en deuda española frente a otros gobiernos europeos o deuda corporativa. Es demasiado simplista y poco riguroso, afirmar que los mercados ponen en duda la capacidad de España de devolver el capital e intereses de nuestra deuda en el futuro, por la simple observación de un aumento del diferencial de rentabilidad de nuestros bonos con los de Alemania, o porque ha aumentado fuertemente el coste de unos instrumentos específicos (CDS) para cubrir el riesgo de impago, que de hecho han subido al doble su coste en todos los gobiernos europeos, incluyendo el Alemán.

Cierto es que cada vez hay menos inversores dispuestos a comprar deuda pública porque la masiva emisión de papel hace pensar que la rentabilidad tendrá que ir subiendo para captar más inversores, además de que la salida futura de la crisis irá reconduciendo los tipos a niveles más altos.

Pero una realidad, es que en el mercado de CDS hay menos entidades ofreciendo coberturas que en el pasado, y en una punta de demanda, los costes aumentan. Los inversores se muestran más cautos con sus inversiones en la zona euro y sus mecanismos de riesgo les exigen reequilibrar sus carteras, vendiendo o pagando una cobertura. Muchos inversores prefieren pagar una prima por cubrir la cartera unos años, repartiendo el coste contablemente durante la vida del seguro, que vender el bono, con otras repercusiones financieras.

Hemos vivido un fuerte ataque especulativo de Hedge Funds contra el euro y la deuda de algunos estados con mayores desequilibrios, pero ellos saben, los especuladores, que el nivel de deuda y la forma de gestionarla no ponen en peligro la solvencia y sostenibilidad de España. Su trabajo es buscar fisuras y hacer dinero. No hay muchos más criterios. La falta de medidas extraordinarias facilitan su oficio. Estas son las reglas del juego y debemos de conocerlas.

El coste de cubrir el riesgo de impago de los bonos del Estado Español es más alto que los del Banco de Santander. ¿Se cree usted que el Banco Santander tiene más posibilidades de pagar su deuda que el Estado Español? A veces se producen estas situaciones absolutamente ridículas en los mercados, que pueden ser aprovechadas si mantenemos la calma. Las amenazas para unos, suelen ser una oportunidad para otros.