Las claves del Swing Pricing

Dejo mi artículo publicado en la revista Funds People de septiembre 2010, en calidad de profesor de ESESA.

El Swing Pricing, una medida que ajusta los precios del valor liquidativo (NAV) de un fondo, es un concepto relativamente nuevo y poco conocido que está tomando especial relevancia. Se trata de una medida para compensar el negativo efecto que generan fuertes volúmenes de entradas y salidas en un fondo, así como la negociación de algunos clientes que parecen seguir pautas de sincronización con el mercado o con una frecuencia excesiva.



Si se producen los casos comentados, la gestión de la cartera se complica y los costos de negociación se elevan, ya que la suma de comisiones y gastos de intermediación y liquidación, los diferenciales entre precios de oferta y demanda, y otros costes que pudieran llegar, custodia, conversión de divisas, tasas, etc., tienen un impacto negativo en los resultados del fondo.


Este efecto es el denominado “dilución” y algunas gestoras internacionales (en España no es posible), están aplicando el Swing Pricing intentando proteger a los inversores existentes en el fondo, garantizando que los inversores que realicen suscripciones o reembolsos, sean los que asuman parcial o totalmente los gastos asociados a la reestructuración de la cartera.


Cómo funciona


En la práctica funciona de la siguiente manera: los activos del fondo se siguen valorando de acuerdo a los criterios normales (por ejemplo al último precio negociado en bolsa), lo que permite calcular su NAV correspondiente al valor neto de los activos, pero la entidad gestora puede decidir ajustar dicho NAV al alza, o a la baja, con un “factor de ajuste” (Swing Factor) que considere las comisiones y gastos, y la horquilla de cotizaciones entre compra y venta.


El nuevo NAV ajustado, será el finalmente publicado y al que se realizarán las suscripciones y reembolsos de ese día, perjudicando o beneficiando, según sea el caso, a unos inversores frente a otros. Es importante destacar que pudiera haber un factor de ajuste distinto a flujos netos de entradas o salidas del fondo.


En las memorias de los fondos se indicará el porcentaje máximo de ajuste permitido, oscilando normalmente entre el 2% y el 3% del NAV de ese día. En la práctica es difícil observar los ajustes en la mayoría de fondos, pero actualmente existen fondos de renta fija a corto plazo con ajustes del 0.45% en compras, high yield en el entorno de un 1%, etc., reduciendo sensiblemente la rentabilidad final de los inversores.


Full Swing y Partial Swing


Las gestoras pueden decidir entre hacer un Full Swing, donde el NAV se ajusta cada vez que hay un flujo neto en el fondo y por tanto su dirección (al alza o a la baja) se determinará en función de los flujos del día, o realizar un Partial Swing, que realiza el ajuste solo el día que los flujos netos del fondo alcanzan cierto umbral sobre el patrimonio total del fondo.


Este último criterio parece ser el más dominante para reducir la volatilidad del NAV publicado, ya que podría estar el NAV más basado en los flujos netos del fondo que en los movimientos del mercado subyacente. El umbral suele oscilar entre el 1% y el 3%, pero la decisión es arbitraria de la Gestora y no se informa para no ser utilizada para arbitrar por los inversores.


Ventajas del Swing Pricing


Actúa como un elemento disuasorio frente a clientes con negociaciones frecuentes, con estilos de market timing.


Protege a los inversores a largo plazo de la dilución de su participación por los movimientos de otros inversores.


Es una medida justa para la mayoría de los inversores, por no permitir beneficiarse indebidamente o sufrir un coste como consecuencia de las acciones de otros inversores en el fondo.


Aunque podríamos tener un NAV para Compras/Ventas, el Swing Pricing facilita el tener solo un NAV diario, ya que los sistemas de transferencia, registros, información, etc. están preparados para disponer de un solo NAV para todas las operaciones del día.



Desventajas


La oscilación de los precios puede beneficiar o perjudicar a pequeños inversores de la actividad que otros grandes inversores pudieran estar realizando el mismo día, al superar el umbral establecido para realizar el ajuste del NAV.


Si un fondo es de reducido volumen y está en fase de crecimiento en ventas o experimentando una reducción constante de su patrimonio, es más fácil que se realicen los ajustes, siendo más recomendable la elección de fondos con elevado volumen para protegerte de este efecto.


Aumenta la volatilidad de la rentabilidad del fondo en el corto plazo, así como el Tracking Error entre el fondo y su benchmark, dificultando el análisis y comparación con fondos de su categoría que no lo apliquen.


Hay una falta de transparencia e información, siendo difícil de identificar, de calcular y controlar, unido a que las gestoras no suelen publicitarlo en su material de marketing y fichas mensuales.


No es posible justificar que el gestor del fondo requiera invertir/desinvertir todos los flujos netos de capital, ya que puede ser coincidente con decisiones de reducción o incremento de la liquidez.


Dado que se basan en datos históricos de diferenciales y costes para el cálculo del factor de ajuste, no es posible justificar a priori que sea el correcto para las nuevas operaciones. Así mismo, algunas gestoras revisan sus cálculos con poca periodicidad (bimensual o trimestral).


En ambas circunstancias anteriores, el ajuste del NAV, total o parcialmente, podría facilitar un mejor rendimiento al fondo.

Hay ventajas en el uso del Swing Pricing, pero existen numerosas desventajas que obliga a las gestoras a valorar convenientemente su utilización, sus métodos de cálculo y revisión, así como su política de información al respecto.


Entiendo que la gestoras debieran facilitar sus políticas de valoración y de ajustes del precio, sobre si han implementado en la práctica el Swing Pricing, a qué tipo de productos, en qué momento, su valor y contribución al fondo. Quizás a través de las fichas mensuales o informes semestrales o anuales.

Si podemos perder un 0.45% en la compra de un fondo de renta fija europeo a corto plazo, nos gustaría saberlo antes. ¿No creen?