Es conocida la importancia de los juegos en el desarrollo mental de los seres humanos desde la infancia, como apoyo para la formación de la personalidad y para aprender a relacionarse con los demás, en situaciones que impliquen conflicto. El estudio de los juegos, ha inspirado a científicos de todos los tiempos para el desarrollo de teorías y modelos matemáticos.

No obstante, el objetivo de la teoría de juegos no es el análisis del azar o de los elementos aleatorios, sino los comportamientos estratégicos de los jugadores en sus decisiones. El resultado de una decisión, dependerá de la conjunción de decisiones de diferentes agentes o jugadores, lo que permite aplicarlo al mundo real de la economía, una ciencia que se ocupa de la distribución de recursos escasos. En mi opinión, cuando “jugamos” a ganar dinero en los mercados, debemos de tener en cuenta los principios de la teoría de juegos.

Con un pensamiento estratégico, podremos convertir la situación de incertidumbre en situación de certeza, utilizando ciertas suposiciones racionales con respecto a los agentes del mercado, y considerando que nuestra decisión será acertada si tenemos en cuenta la posible influencia conjunta de las decisiones de todos los agentes.